San Felipe Roble

Hace una década fue creada esta línea de logrado espíritu varietal, renovando el clasicismo de las
etiquetas que integraron la originaria Viña San Felipe. Expresividad frutal y un discreto paso por roble
definen el perfil que estos productos regalan a conocedores y aficionados.

Los racimos seleccionados de Chardonnay, Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah, Sangiovese y Tempranillo
dieron como resultado vinos de equilibrio e intensidad bien marcada, en cuya esmerada elaboración
intervino tecnología de última generación. 
Esta amplia familia enológica cuenta asimismo con un muy atrayente rosado, además del exquisito vino dulce tardío y
dos espumosos, en versiones Extra Brut y Brut Nature.

La crianza se lleva a cabo en tanques de acero inoxidable cuyo interior contiene duelas de roble (inner staves),
proceso de producción que permite priorizar las típicas características organolépticas de cada cepaje.

La guarda aconsejada de los tintos permite añejarlos entre 3 a 4 años, luego de su embotellado. El rosé,
el blanco seco de Chardonnay, el de cosecha tardía y los espumantes conservarán intactas sus dotes de vivacidad,
cualidades aromáticas y sabor durante los dos años siguientes al de la partida indicada en la etiqueta.